Cómo quitar el mal olor de las toallas #infografía

quitar el mal olor de las toallas

¿Sabes cómo quitar el mal olor de las toallas? En www.toallas-personalizadas.es/ te explicamos cómo hacerlo sin mucho trabajo. Sabemos que los paños son muy importantes en nuestra vida diaria, y no queremos sentir un aroma desagradable luego de un baño relajante al llegar del trabajo. Sigue leyendo y toma nota de estos consejos.

Es mejor prevenir el mal olor

¿Te ha pasado que has tomado una baño relajante con agua tibia y al salir de la ducha, cuando la pasamos por el rostro sentimos un olor no muy agradable? Quizás al momento no entendemos la razón porque pensamos que acabamos de lavar las toallas. Pero, algunas veces esta situación se la debemos a la constante humedad a la que están expuestos nuestros paños.

Por eso, y sin importar las razones del hedor queremos darte la solución para que aprendas a evitarlo y, si no pudiste evitarlo a quitarlo sin mucho trabajo.

La mejor forma para lograr que tus toallas no tengan mal olor es previniendo la humedad, para ello, lo más recomendable, es que las pongas un tiempo al sol (si no es invierno), luego de usarlas. La mejores horas, son en la mañana antes de las 12 del medio día y al finalizar la tarde, cuando los rayos del sol sean un poco más suaves. Esto es para que las hebras no se endurezcan y cuando vayas a secar tu rostro o cuerpo, no sientas que te lastima la tela, aunque muy difícilmente una de algodón de buena calidad presenta estas característica.

Aunque recuerda que sin importar si compraste unas toallas muy buenas, igual es importante que sepas cuidarlas para que perduren en el tiempo y se mantengan suaves.

El tema de cada cuánto tiempo debes lavar las toallas es polémico. Pero se recomienda cada 4 usos, o una vez a la semana. El lavado regular también evitará la aparición de malos olores.

Formas de quitar el mal olor de las toallas

Te mostraremos algunas formas muy prácticas de quitar el mal olor de las toallas. Si no pudiste prevenir su aparición es momento de atacar el problema. Sigue leyendo y ¡manos a la obra!

Lavar con vinagre

La primera opción para prevenir el mal olor y conseguir que las toallas conserven su suavidad es lavarlas regularmente en la lavadora con agua y una taza con vinagre. Se recomienda usar esto en lugar de suavizante para ropa regular.

El proceso es así: agregas el detergente regular, metes las toallas en la lavadora, cuando empiece a cargar el agua agregas una taza de vinagre hasta el tope. Puedes añadir un poco de sal, esto es especialmente útil en las toallas de color ya que ayuda a mantener los colores de las prendas.

Siguiendo este procedimiento desde la primera lavada podrás conseguir que tus toallas se mantengan mucho mejor por un largo período. Evitarás los malos olores desde el principio.

Eliminar el mal olor con bicarbonato de sodio y vinagre

Tener unas toallas con un olor fresco puede ser tan satisfactorio como oler otras cosas muy ricas en nuestra vida. Un buen olor nos puede transportar a otros lugares y hacernos sentir mejor. No te pierdas esta sensación con unas toallas que huelen mal. Aprovecha estos consejos y ponlos en práctica.

Lo que debes hacer:

  1. Añade una taza de vinagre a la carga de toallas. Como mencionamos anteriormente. El vinagre se encarga de suavizar la toalla, además, ayuda a neutralizar los olores.
  2. Al terminar el punto anterior, no saques las toallas de la lavadora. Programa un nuevo ciclo, esta vez con agua caliente, y añade media taza de bicarbonato de sodio. Termina el ciclo de lavado completo.
  3. Ahora seca las toallas bien en la secadora. Si no tienes secadora debes colgarlas afuera, al sol en las horas que ya recomendamos. Y, ¡listo! Tendrás unas toallas como nuevas, con un agradable olor. Recuerda que una de las razones por las que las toallas terminan con mal olor es que queda húmedas, por eso debes secarlas bien.

Si tienes toallas de algodón egipcio, es preferible que hagas todo este procedimiento de forma manual

Alerta: Nunca mezcles bicarbonato de sodio y vinagre en la misma lavada. Ambos elementos de forma separada cumplen su función de desodorizar. No añadas ni detergente ni suavizante.

Cómo funciona este método

El bicarbonato de sodio disuelve la suciedad y grasa mientras neutraliza el olor. El vinagre, por su parte, elimina los depósitos naturales en el agua y actúa como suavizante de ropa. Al usar ambos, por separado, tus toallas olerán mucho mejor, y no tendrán residuos de olores ni fragancias de los detergentes o del suavizante.

Este método también podrás aplicarlo a toallas que has tenido por mucho tiempo guardadas en el armario. Ten en cuenta que este tipo de procedimiento puedes emplearlo en cualquier prenda de vestir, incluso en las camisetas serigrafiadas.

via GIPHY

Pre-enjuague con vinagre y bicarbonato

Otra forma de usar el vinagre y el bicarbonato es haciendo un pre-enjuague. Es muy simple: solo debes poner a calentar un poco de agua, cuando notes que ya está hirviendo, apaga la cocina y espera a que enfríe un poco, para no quemarte. Pero si lo prefieres puedes tomar unos agarraderos de ollas y verterla en un bowl de vidrio lo suficientemente grande como para meter la toalla.

Una vez que se encuentre reposando sobre el agua caliente, vas a tomar media taza de bicarbonato y la mezclarás previamente en agua para evitar que se vuelva una masa en el envase donde se encuentra la toalla.

Una vez bien mezclada, la verterás sobre la toalla en agua caliente, déjala reposar por 15 o 20 minutos y luego la enjuagas bien para meterla con vinagre en la lavadora, con el procedimiento que ya explicamos. Puedes hacer todo el procedimiento al revés, es decir, en vez de agregar bicarbonato en el agua caliente con el paño, puedes echar el vinagre y al lavarla, colocar la cantidad de bicarbonato que ya mencionamos en la máquina para quitar el mal olor de las toallas.

Cuida tus toallas de la humedad

Ahora que ya tienes una toallas sin mal olor, es hora de prestarle atención a la forma de almacenamiento y a cómo las usas en el día a día así evitarás que te vuelva a suceder.

Lo primero que debes hacer es verificar que el resto de tus toallas de algodón no tenga el mismo hedor, si notas que hay otras con las mismas características, ya sabes lo que tienes que hacer. Si las demás están en buen estado, intenta guardarlas en un lugar seco, donde no haya presencia de humedad.

Lo ideal es almacenarlas bien dobladas en un armario, pero revisa que este no tenga humedad. Es el enemigo número 1 de las toallas. Y la humedad está muy presente en invierno, es una época del año en la que debes cuidar muy bien tus paños.

Luego de usa las toallas no debes dejarlas tiradas sobre la cama, en el piso, o dentro del dentro del cuarto de ducha. Todo esto ocasiona que se queden húmedas, y no se sequen bien, lo que puede producir moho. Por tanto, te aconsejamos es que las saques al sol por un par de horas después de usarlas. Y, luego la dejas en una parte de tu casa donde puedan estar estiradas y lejos de la humedad. Así estarán sin el riesgo de producir nuevamente el desagradable olor.

Si no puedes colgarlas afuera, o si es invierno, lo recomendado es que tengas un toallero eléctrico o que las coloques cerca de la calefacción para que puedan secarse bien. Al dejarlas bien secas eliminas las probabilidades de que terminen con malos olores.

¿Te sirvieron nuestros consejos?

Siguiendo todos estos consejos tus toallas definitivamente olerán a limpio. No tendrán residuos de mal olor que comúnmente dejan atrás los detergentes, suavizantes y contaminantes en el agua.

Nos encantaría saber si nuestros consejos te han sido útiles. Por eso, después que las laves, cuéntanos qué tal te fue y si has podido quitar ese desagradable olor a humedad de tus paños. Además. creemos que si te han funcionado estas técnicas para quitar el mal olor de las toallas compartas la información en las redes sociales para que tus amigas sepan las técnicas que tu ya usaste.

quitar-mal-olor-toallas-infografia
Fuente infografía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>